2017-02-20

Algunas personas creen en fantasmas, otras no, aunque lo vean puede que sigan sin creer. Yo creo en su existencia, pensando de que están hechos, si son almas, energía o tulpas.


Me he cambiado de casa y de ciudad, en vez de cuando escucho golpear la puerta de afuera a las 3 o 4 de la mañana varias veces, no me he animado a levantarme a ver quien es, vuelvo a acomodarme pretendiendo dormir mientras siguen tocando, 3 golpes, eso me trae un recuerdo, supuestamente los 3 golpes son una burla hacia dios, pero creo que solo es un mito.
Una vez que metí mis manos detrás de la almohada sentí que algo toco mi pulgar, y no era mi mano, ni de nadie.

Es lo único que me ha pasado por ahora, a comparación de mi casa anterior, no es mucho. A veces extraño los sucesos paranormales, y se que no debo sentir eso porque es probable que suceda algo mas, no por mi, por mi familia. Ya no volveré hacer esas cosas de antes, ¡pero es muy tentador!

En mi casa anterior solían aparecer sombras, no solo yo los veía, cualquier persona que se quedaba a dormir en casa podían verlos, de día o noche, estaban detrás de ti o solo pasaban, teníamos que explicarle sobre ellos después de que los vieran.

Según yo, era un hombre (solía ser una sombra alta) y una mujer (vestida de una túnica blanca con pelo negro), al parecer también había un perro.

Al principio empezábamos a ver sus sombras, solían aparecer de repente, eso asustaba mas, después las cosas empezaban a moverse, las puertas de la cocina, los de los cuartos se abrían y cerraban (llegaron hasta ponerle seguro), se movían las cobijas, los aparatos electrónicos se desconectaban, podíamos sentir sus manos rosando sobre nuestras pieles, podía sentir su presencia, era tan fuerte que salia corriendo fuera de la casa, una vez que veía una película de terror solo en mi habitación, me encontraba emocionado y asustado por lo que pasaba en la película, hacia un alboroto por mi emoción hasta que sentí como acariciaron mi pelo, después de eso me calme algo asustado.

No solo podía sentir sus caricias, también los escuchaba hablar, una vez que me he metido a bañar me tocaban la puerta del baño, alguien con voz masculina preguntaba si ya me había metido a bañar, respondía que no tranquilamente, recordando que estaba solo. Era un lunes por la mañana, antes de salir a trabajar había dicho que hoy esperaba que fuese un gran día, una voz masculina empezó a reír muy claro como si fuese una burla, sentí miedo y a la vez gracia por el sentido del humor. Escuchaba que alguien decía mi nombre o de quien estaba en casa conmigo.

Esas cosas ya eran normales en casa, los fantasmas en vez de cuando asustaban, pero no hacia daño a nadie, hasta que una pequeña sobrina dormía en la habitación que antes era mio, ella empezó a llorar por la noche, se veía muy asustada en medio de la cama diciendo que algo estaba debajo de la cama. Su madre abrazo a la niña y la alejo de allí. Me sentía algo preocupado por lo ocurrido, temía que fueran a dañara a pesar de que no hacían nada malo.

Después de lo ocurrido, antes de que las cosas se pusieran "peor", se empezó a bendecir cada rincón la casa como un exorcismo, después de eso las cosas se calmaron, en vez de cuando solía ocurrir algo cuando me encontraba solo, algún ruido de la nada como cuando abren una puerta.

Aprendí que algunos seres malvados suelen disfrazarse de seres buenos para que sean aceptados, no tan diferente como los humanos ¿no?

Ahora que me he cambiado de casa no ha pasado nada, a veces lo extraño, pero es mejor olvidar.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario